Equinoterapia UNICORNIO AZUL

 

BENEFICIOS A NIVEL FÍSICO

La temperatura corporal del caballo en reposo es de 37º, en movimiento puede llegar a los 38º o 39º. Al ser más elevada que la temperatura del cuerpo humano permite al jinete distender, relajar la musculatura y estimular la sensopercepción táctil.

La relajación y elongación de los abductores provoca la liberación del cinturón pélvico, este adquiere más flexibilidad y elasticidad, recupera la posición vertical correcta y su funcionalidad para adaptarse al movimiento del lomo del caballo. Se ha comprobado que el efecto distensor de los abductores se mantiene hasta seis horas después de una sesión terapéutica.

La transmisión de impulsos rítmicos del dorso del caballo, provocado por las contracciones alternadas entre el dorso y las abdominales del caballo, transmiten un movimiento rítmico a la pelvis, de esta se transmitirá a la columna vertebral y de aquí a la cabeza del paciente. Estos impulsos estimulan el sistema nervioso que deberá responder para readaptarse a los cambios en el centro de gravedad.

El movimiento tridimensional del caballo es considerado como una “máquina simuladora del caminar”. Produce un movimiento a través de su lomo hacia delante, hacia arriba y lateralmente Este movimiento es absorbido por el jinete, a través de la flexión de la columna lumbar.

El paso del caballo transmite al jinete un patrón preciso, rítmico y repetitivo similar al de la marcha humana. A través de esta transmisión de movimientos conseguimos relajar la musculatura, reducir los reflejos tónicos, estabilizar el tronco y la cabeza y grabar y automatizar el patrón de locomoción.


Transmisión del movimiento a la columna

Movimiento del caballo/jinete

Simulación del caminar